Студопедия
Контакти
 


Тлумачний словник

Реклама: Настойка восковой моли




Авто | Автоматизація | Архітектура | Астрономія | Аудит | Біологія | Будівництво | Бухгалтерія | Винахідництво | Виробництво | Військова справа | Генетика | Географія | Геологія | Господарство | Держава | Дім | Екологія | Економетрика | Економіка | Електроніка | Журналістика та ЗМІ | Зв'язок | Іноземні мови | Інформатика | Історія | Комп'ютери | Креслення | Кулінарія | Культура | Лексикологія | Література | Логіка | Маркетинг | Математика | Машинобудування | Медицина | Менеджмент | Метали і Зварювання | Механіка | Мистецтво | Музика | Населення | Освіта | Охорона безпеки життя | Охорона Праці | Педагогіка | Політика | Право | Програмування | Промисловість | Психологія | Радіо | Регилия | Соціологія | Спорт | Стандартизація | Технології | Торгівля | Туризм | Фізика | Фізіологія | Філософія | Фінанси | Хімія | Юриспунденкция

EL CUADRO

Animado por un amigo pintor entré en la tienda y compré todo lo necesario para pintar un cuadro: caballete, colores, pinceles, una paleta, disolventes y dos telas blancas. Lo instalé todo en el salón y dispuse sobre la mesa el motivo que iba a pintar: un frutero con manzanas.

El corazón me latía agitadamente cuando tomé el pincel por primera vez, lo impregné de pintura y lo deslicé por el lienzo. Poco a poco el miedo desapareció, y mis manos empezaron a moverse con más soltura ante la mirada intrigada de Elefante.

Dos días después el cuadro estaba concluido. Me senté frente a él y lo contemplé orgulloso durante unos minutos. De pronto, Elefante se acercó y se llevó en la piel mi cuadro.

− ¡Hay que tener más cuidado! – le grité indignado. − ¡Eres un bruto!

Contemplé con tristeza lo que quedaba de mi cuadro y miré a mi amigo con reproche. Él, a su vez, me miró con tristeza desde detrás del sofá.

Al día siguiente comencé, en la otra tela, el mismo cuadro. Otros dos días de intenso trabajo concluyeron con otra magnífica pintura, aún mejor que la anterior. En seguida llamé a mi amigo el pintor. Él vino y comenzó a exclamar desde la entrada:

− ¡Es maravilloso! ¡Esa simplicidad en la forma! ¡Ese cromatismo!...

Pero de pronto me di cuenta de que no le interesaba mi último trabajo sino el primero que había destrozado Elefante.

Antes de irse mi amigo me dio un consejo:

− Continúa pintando, no lo dejes[41].

Pero no quise seguir su consejo. Si para pintar un buen cuadro hay que contar con otro descuido de Elefante, será muy difícil hacerlo porque ahora mi Elefante procura estar bien lejos cuando yo pinto. Además, parece que el arte moderno ha emprendido caminos que yo no comprendo del todo.



Интернет реклама УБС

 

Preguntas del texto:

1. ¿Qué compró el amo de Elefante en la tienda? ¿Qué pensaba hacer?

2. ¿Qué tipo de cuadro pintó el amo? ¿Cuándo lo terminó?

3. ¿Qué pasó cuando Elefante se acercó al cuadro?

4. ¿Cuánto tiempo necesitó el amo para terminar el segundo cuadro?

5. ¿Cuáles fueron las impresiones de su amigo pintor?

6. ¿Qué cuadro – el primero o el segundo – le gustó?

7. ¿Cuál fue el consejo que dio al amo?

8. ¿Por qué el amo no quiso seguir este consejo?

LA CAMPANA DEL PRÍNCIPE

El timbre sonó insistentemente. Me apresuré a abrir la puerta.

− Perdón, − me dijo el cartero. – Es que este paquete pesa mucho.

Se lo quité de la espalda y comprendí entonces que quería desprenderse de él cuanto antes[42].

− ¿Está usted seguro de que es para mí? – le pregunté.

− La dirección y el nombre no dejan lugar a dudas. – Me contestó el cartero y se secó el sudor. Después añadió. – Me gustaría saber[43] qué contiene.

− Yo tampoco lo sé, y estoy tan intrigado como usted. Entonces, ¡vamos a ver!

Mi amigo Elefante y el cartero observaron cada uno de los movimientos de mis manos cuando trataba de desatar la cuerda con la que estaba atada la caja.

− ¡Es una campana! – exclamó el cartero.

− ¡Es la campana! – grité yo.

− ¿Pertenece a alguna iglesia?

− No, pertenece al Príncipe.

− ¿De qué país?

− Del océano. El Príncipe es un barco muy hermoso... ¡Ah! También hay una carta.

El cartero se despidió y cuando me quedé solo empecé a leer la carta que decía así:

Querido amigo:

Todas las cosas tienen su principio y su final. Es muy hermoso contemplar cómo un barco abandona el dique seco y toma contacto con el mar por primera vez. Pero el tiempo pasa y los barcos se hacen viejos. Es que nuestro Príncipe ha naufragado. Yo he salvado su campana para ti. Un abrazo, capitán.

Tu contramaestre,

Sergio.

Elefante tomó la campana por su cuenta y la hizo sonar de forma intermitente. Aquel sonido estimuló mis recuerdos: el mar en calma y el mar agitado; los días de camaradería felices e inolvidables; ciudades nuevas y diferentes; los divertidos delfines que buscaban nuestra compañía y los voraces tiburones que nos perseguían; las indiferentes ballenas, mi pequeño camarote y mi gorra azul de capitán.

Pero Elefante pasaba semanas haciendo sonar insistentemente la campana[44] y la repetición de ese sonido en el apacible entorno de la casa acabó por borrar los recuerdos de mis tiempos del mar.

 

Preguntas del texto:

1. ¿Quién llegó un día a la casa del amo y Elefante?

2. ¿Qué trajo el cartero?

3. ¿Qué tipo de campana contenía el paquete?

4. ¿Quién había enviado la campana al amo y por qué?

5. ¿Qué empezó a hacer Elefante con la campana?

6. ¿Cuáles eran los recuerdos que estimuló aquel sonido?

7. ¿Por qué desaparecieron por fin los recuerdos de los tiempos del mar?

 

 

Загрузка...



<== попередня сторінка | наступна сторінка ==>
CUATRO HISTORIAS DE UN ELEFANTE | 

Не знайшли потрібну інформацію? Скористайтесь пошуком google:


 

© studopedia.com.ua При використанні або копіюванні матеріалів пряме посилання на сайт обов'язкове.


Генерація сторінки за: 0.005 сек.